El veganismo blanco es racista y tiene privilegios
VEGANISMO ANTIESPECISTA

Veganismo blanco: Tiene privilegios y silencia opresiones

Siendo mujer, blanca y vegana en el primer mundo me siento en la obligación moral y política de tratar un tema que me preocupa mucho ya que, desafortunadamente, me rodea más de lo deseado. El veganismo blanco, sus privilegios, su silencio ante la opresión, las minorías y el resto de razas.

 

El veganismo blanco es racista y tiene privilegios
El veganismo blanco o white veganism es un veganismo totalitario y opresor

 

¿QUÉ ES EL VEGANISMO?

El veganismo no es sólo una dieta en la que no se incluyen elementos de origen animal. Tampoco es una moda ni un régimen para adelgazar o vivir más sano. El veganismo va mucho más allá de no vestirte con lana o no tomar miel cuando te resfrías.

El veganismo, con su base en el antiespecismo, debe ser una posición política y ética contra todo tipo de opresión. Sí, el eje central de ser vegano es luchar contra la explotación animal y sus crueles derivados. Pero, de igual manera, el veganismo implica un compromiso de liberación y justicia que debe extenderse también al resto de opresiones.

 

LUCHA TRANSVERSAL VEGANA

La lucha transversal (también llamada interseccional por las siempre pioneras compañeras racializadas) trata de acabar con la opresión en la medida de lo posible a lo largo de nuestra vida. Si eres vegano y crees que la liberación animal es un derecho y una necesidad imperativa, ¿cómo no vas a creer lo mismo del fin de la esclavitud, del racismo o del machismo?

Ser vegano no es suficiente y no me vale la frase cómoda de “Por lo menos yo hago mucho más que los omnívoros.” sí, también los vegetarianos hacen más que los omnívoros y sin embargo no nos sirve eso de “pero como pescado, huevos y lácteos”, ¿verdad?

Pues con el veganismo es lo mismo. Eres vegano, ¡genial! Ahora crece, implícate, ve más allá. Extiende esta ética maravillosa, esta posición política y este sentido de la justicia también a la especie humana. 

 

El veganismo blanco es totalitario y racista
El veganismo blanco oculta otras opresiones como el racismo.

 

VEGANISMO BLANCO, ¿QUÉ ES?

El veganismo blanco te puede sonar a ‘historias de nazis’ pero, para encontrarlo, no tienes que irte a 1940 sino que está muy presente en la actualidad. Esta corriente – yo diría peligrosa – del veganismo se acerca a la hegemonía de raza y, básicamente, se mira el ombligo sin plantearse sus propios privilegios.

Luchando por la liberación del resto de especies de animales, el veganismo blanco olvida por completo la liberación y la opresión que sufren animales de otras razas de la especie humana, es decir, la suya.

No sólo no contempla ni lucha de un modo transversal sino que ensombrece el sufrimiento y la explotación y esclavitud de la raza negra -entre otras- tiñéndose su existencia de inferior y poco relevante.

 

El veganismo blanco es hegemónico y oprime
La interseccionalidad en el veganismo es crucial para no caer en la hegemonía

 

Yo, que soy mujer blanca de un país del primer mundo, conozco bien mis privilegios y soy más responsable que nadie de la explotación y la opresión que sufren mujeres y hombres de otras razas y otros continentes como, entre otros, África.

Precisamente por este motivo, política y moralmente no puedo girar la cara y luchar únicamente por el resto de animales porque, insisto, los humanos también lo somos.

Además, ¿con qué derecho puedo ser abanderada de un veganismo opresor? Con ninguno. Es tan absurdo como carente de significado. Si el veganismo lucha contra una opresión principal, la animal, ¿cómo van los veganos blancos a ser opresores en otras causas? Simplemente, por creerse superiores a ellas. Vergonzante, ¿verdad?

Es muy importante y está intrínsecamente ligado a la lucha por la liberación animal, el hecho de tener visión crítica (y, sobre todo, auto crítica) a la hora de ver que las grandes explotaciones animales se ubican cercanas a comunidades pobres y racializadas que viven -y mueren- a causa del enorme impacto ecológico y medioambiental de dichas explotaciones.

 

Colectivos en exclusión a causa de la explotación animal y del veganismo blanco
Colectivos en exclusión a causa de la explotación animal y del veganismo blanco

 

También cabe señalar que las ayudas que dichos colectivos racionalizados reciben son, en muchos casos, pura hipocresía blanca privilegiada. ¿De qué les sirve hoy un trozo de pan si mañana morirán de hambre? Hay que luchar por su desarrollo (o más bien dejarles de oprimir para que se desarrolen porqué pueden hacerlo) y por aportar herramientas que les devuelvan la autonomía que merecen y es que, volviendo al continente africano, es uno de los más ricos del planeta en cuánto a elementos naturales del lugar que los explotadores exportan al primer mundo a base de explotación humana y trabajo forzado, por no hablar de la sumisión a la mujer y la constante vulneración de sus derechos humanos.

Y tú, si eres partidario incluso inconsciente del veganismo blanco, debes leerme y pensar: ¿Qué tendrá que ver que lapiden a mujeres en África con mi lucha en favor de los animales? Pues todo, querido lector, TODO.

 

El veganismo blanco no protege a los negros
Todas las razas debemos importar igual.

 

De tus privilegios nace su opresión y si luchas por todas las especies, también debes incluir la tuya y no sólo a los blancos ‘bienestantes’ sino empezando por los más vulnerables. Si vas a un matadero a vivir el HORROR de los gritos y la sangre de los animales asesinados, descubrirás que la gran mayoría de trabajadores allí dentro son gente racializada.

Lo fácil es levantar ese dedo blanco y acusador diciendo “¡Asesinos!” pero, ¿qué tal si tu reflexión va más allá y ves a dos víctimas explotadas y oprimidas en vez de a una? No puedo ni voy a justificar que nadie trabaje en un matadero arrebatando vidas a seres inocentes pero, créeme, que no quisieras verte nunca en el lugar del que trabaja en ese infierno por necesidad vital.

 

El veganismo blanco se limita a luchar por los animales.
El white veganism no sale de su zona de confort

VEGANOS QUE SALEN DE SU ZONA DE CONFORT

Ser vegano no es hacerse fotos en Instagram tomando smoothies de fruta fresca que cuestan 8 euros, ser vegano es meterse en el barro a rescatar vidas en granjas, en calles oscuras y en fábricas ilegales donde mujeres y niños cobran céntimos por una jornada laboral. La transversalidad es el veganismo y viceversa.

En ocasiones es complejo abandonar la zona de confort y más cuando ya eres vegano y abandonaste la zona de confort que te habían inculcado desde pequeño, ser omnívoro. Pero la vida es una escalera de evolución y si queremos acabar con la opresión que supone el especismo, también debemos acabar con el racismo, el machismo, la transforbia, homofobia, abuso infantil etc. sin ver cada lucha como un camino separado y dividido por colectivos sin un fin común.

 

El veganismo blanco totalitario y dictatorial
El veganismo blanco es totalitario y no es libre

 

Acabo con un golpe de efecto que quizás te haga ‘clic’. Los escritos de Adolf Hitler sostienen que era vegetariano y amante de los animales, ¿con eso bastaba para ti? ¿Acaso no seguía siendo un profundo racista, sádico, opresor y homófobo? Pues eso es lo mismo. Si TÚ no eres racista pero no luchas junto a las compañeras racializadas, silencias su dolor, ignoras su sufrimiento, te conviertes en parte de la opresión.

Ser vegano no es suficiente. No basta con no ser racista, machista u homófobo. Tenemos que liberar a todos los colectivos con una lucha en común, desde la transversalidad y alejándonos del veganismo blanco y sus enormes privilegios porque nuestros privilegios son su discriminación. ¿Qué opinas al respecto? ¿Te consideras parte de ese cómodo veganismo blanco o sabes que todas las luchas tienen una raíz común que no se debe omitir?

 

Imágenes vía Luiso García, Nicole Harvey, David Vargas y Pinterest

Veganismo blanco: Tiene privilegios y silencia opresiones
5 (100%) 45 vote[s]

2 comentarios sobre “Veganismo blanco: Tiene privilegios y silencia opresiones”

  1. ¡Hola Anna! Esta es la primera entrada que leo en tu blog y tengo que decir que estaba buscando este tipo de contenido dentro de la comunidad vegana. Yo todavía estoy en proceso (como huevos y lácteos de vez en cuando) pero creo que es muy muy importante hacer autocrítica constantemente. Saber que el veganismo no es adaptable a todos los presupuestos (justo por debajo de la «línea de la pobreza» ya no es viable), que de hecho, las luchas deben ser interseccionales y que esta va mucho más allá de ser «saludable» y «amar a los animales», cosa que muchas veces suelo ver en YouTube. Muchas gracias! Ya tienes una subscriptora más.
    Muchos éxitos 🙂

    1. ¡Muchísimas gracias! La verdad es que hace falta un activismo más crítico con el propio movimiento antiespecista dado que, como está formado por humanos, no deja de ser algo tóxico y, en ocasiones, excluyente. El veganismo blanco, el feminismo no interseccional etc. son claros ejemplos de ello. Me alegro de que estés en proceso de empezar una vida libre de crueldad y de que hayas comprendido que el veganismo es una ética de vida, no sólo «healthy life o animalismo perrigatista». Aquí me tienes para lo que necesites de tu transición, en el apartado Veganismo Antiespecista encontrarás más textos que igual te ayudan. Mil abrazos compañera!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad: Responsable: Anna Kubrick (Anna Sánchez) Finalidad principal: Envío de mis artículos del blog. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo autorización expresa u obligación legal. Hosting de Webempresa. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, portabilidad de los datos, limitación u oposición a su tratamiento, transparencia y derecho a no ser objeto de decisiones automatizadas. Puedes escribir a hola@annakubrickcontent.com  Info adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre nuestra Política de Privacidad y Aviso Legal. *