Comer huevos es explotación y crueldad animal
VEGANISMO ANTIESPECISTA

Industria del huevo: Explotación y crueldad animal

Una de las grandes diferencias entre los veganos y los vegetarianos son los huevos. Hay mucha gente que se cree que comiendo huevos no fomenta la explotación y la crueldad animal. La industria de los huevos condena a las gallinas a una vida de maltrato que no ve la luz. Te voy a contar todos sus macabros secretos.

 

Comer huevos es explotación y crueldad animal
La industria del huevo es cruel y explota a las gallinas toda su vida

 

Industria del huevo y crueldad animal

Condiciones infrahumanas para las gallinas

Las gallinas viven, en libertad, una media de 15 años. En la industria del huevo las mal llamadas gallinas ponedoras (gallinas explotadas) son asesinadas a los 2 años. Por comer un alimento que es puro colesterol y que nuestro organismo no necesita, acortamos cruelmente la vida de millones de animales en 13 años. ¿No es eso suficientemente horrible?

Pero esto sigue. Los dos años que estas pobres gallinas viven en granjas de producción de huevos, son un infierno en vida. La enorme mayoría de gallinas (hablamos de 280 millones al año) malviven en diminutas jaulas en las que no pueden andar ni extender sus alas. Una gallina con sus alas extendidas ocupa unos 80 centímetros y, atención, en jaulas de 45 centímetros meten de 4 a 11 gallinas que jamás verán la luz del sol. ¿Te imaginas lo que es vivir así dos años de tu vida?

 

comer huevos es fomentar el maltrato animal
Malviven y mueren en jaulas diminutas y sucias por culpa de los huevos

 

Debido a la falta de atención veterinaria y de espacio, las gallinas se hieren, pierden plumas, sufren deformidad severa y viven en constante estrés y terror a causa de esta situación anti natural y todo por los malditos huevos.

Son animales extremadamente inteligentes, cariñosos (¿sabías que ronronean como los gatos cuando les haces mimos?) y limpios pero, como en la industria del huevo viven en condiciones horrorosas, son obligadas a orinar y defecar sobre las demás compañeras hacinadas en la jaula.

Con toda esta falta de condiciones para su bienestar, enferman, mueren y se descomponen unas al lado de otras con el riesgo a la salud que esto supone y, sobre todo, con el macabro daño psicológico y emocional que están condenadas a sufrir.

 

Amputación del Pico

Para evitar ataques entre ellas debido al alto nivel de estrés y miedo que sufren, les amputan la parte final de pico cuando todavía son pollitos o muy jóvenes. Esta cruel práctica que implica un fuerte dolor y es un claro maltrato animal, se hace sin anestesia ni analgésicos de ningún tipo.

Se acerca a la gallina contra una cuchilla ardiendo y se les amputa la punta de su pico. A consecuencia de esta práctica muchísimas mueren de hambre y deshidratación porqué no son capaces de comer debido al intenso dolor que experimentan.

 

 

Producción y Muda Forzada (Pelecha)

Las gallinas son manipuladas genéticamente para que pongan muchos más huevos de los que pondrían en libertad y eso las destroza por dentro. Una gallina libre y sin modificación alguna pone alrededor de un huevo al mes, es decir, una docena anual y durante la estación primaveral.

Las gallinas explotadas por la industria del huevo son obligadas a poner 300 huevos al año con el dolor y el sobre esfuerzo que esto les supone. Esta modificación hace que aumenten en un tanto por ciento altísimo sus ciclos de puesta.

Además, antes de ser enviadas al matadero, las obligan a padecer un último ciclo con una práctica de las más despiadadas que existen, la ‘forced molting’ también llamada pelecha o muda forzada.

 

La muda forzada es explotación y maltrato animal de la industria del huevo
La pelecha es crueldad animal en toda regla y todo por la puesta de huevos

 

Se trata, literalmente, de no darles de beber ni de comer absolutamente nada por períodos que van desde 3 a 15 días. Esto provoca que su peso corporal se vea reducido un 20% (¡imagínate lo que es eso!) y así se acelera el ciclo de puesta.

Evidentemente son muchas las gallinas que mueren durante la muda forzada, de hecho un 10% de estos animales fallece por deshidratación o hambre y esto, de nuevo, es crueldad animal legalizada. ¿Te sigue apeteciendo comer huevo?

 

Di no al maltrato animal y no comas huevos.
Ella es la razón por la que yo no como huevos. No al maltrato animal.

Robo de sus Huevos

El huevo que ponen las gallinas se crea mediante un óvulo que viene siendo la yema. La clara es el oviducto, son nutrientes que recubren ese óvulo y la cáscara es la protección externa.

Estos animales generan huevos fecundados, que son los futuros pollitos, y no fecundados. Algunas personas piensan que si comen huevos no fecundados no matan al pollito porqué no se iba a formar, sin embargo, esos huevos no fecundados también tienen su función.

Si has convivido con gallinas y las has tratado como se merecen, es decir, sin sacar provecho de sus huevos; sabrás que cuando tiras uno de esos huevos contra el suelo ellas corren desesperadas a comérselo.

Mira esta maravilla de vídeo de mi compañero activista antiespecista Hugo del Toro:

La puesta de huevos supone un desgaste para el animal que pierde calcio y nutrientes. Si se come el huevo que ella misma ha puesto, recupera esta energía vital para su cuerpo. Lo que sucede en la industria del huevo es que, al no poder comer sus huevos y estar modificadas genéticamente para seguir poniendo masivamente, muchas gallinas mueren por falta de nutrientes.

 

Poner un huevo es como un parto, muy doloroso.
Poner un huevo es largo, doloroso y difícil para las gallinas.

 

 

Otras sufren fuerte osteoporosis que les parte los huesos y las deja agonizando sin atención veterinaria hasta que mueren en terrible dolor. 

Una característica hermosa de estos animales es que las mamás emiten una serie de sonidos y sus embriones, dentro del huevo todavía, les pueden responder. Esto no sucede en la explotación animal de gallinas porqué los huevos fecundados pasan inmediatamente a la incubadora y esos bebés jamás conocen a su mamá.

 

Transporte Agónico y Matadero

Las que han conseguido sobrevivir con graves traumas emocionales y heridas visibles a lo largo de estos dos años, se llaman ‘gallinas gastadas’. Este repugnante nombre se usa para las gallinas que van a ser asesinadas porque ya son lentas en sus ciclos de puesta y, por lo tanto, no salen rentables a la industria del huevo.

Durante el transporte son hacinadas y mal tratadas constantemente, tanto es así que muchas (el 29%) llegan mutiladas, con huesos rotos o directamente muertas al matadero.

 

Muchas gallinas viven para ver como las asesinan por sus huevos
En el matadero las meten en agua electrificada y les cortan el cuello

 

Para las que hayan sobrevivido también al transporte de pesadilla, el infierno que les espera es todavía peor. Cuando llegan las cuelgan de las patas, boca abajo con el intenso dolor que eso les supone.

Esa cinta transportadora que las lleva colgando de las patas y vivas, las sumerge en agua electrificada para aturdirlas, sin embargo, no siempre funciona porque va muy deprisa y las gallinas quedan totalmente conscientes cuando la cuchilla les corta el cuello y las deja desangrarse lentamente, sintiendo cada segundo hasta que, si tienen suerte, mueren.

Las que no mueren desangradas antes de llegar a la sección de escaldado, son hervidas vivas.

 

Como nazis, los de la industria del huevo gasea a pollitos.
La industria del huevo trata a los pollitos como basura y los mata en agonía.

Pollitos Triturados Vivos, Asfixiados o en Cámaras de Gas

Ahora ya conoces la vida en agonía constante de las gallinas de la industria del huevo pero, ¿y qué pasa con los pollitos que nacen macho? No sirven. Les asesinan.

Como los pollitos macho no ponen huevos, cuando apenas acaban de nacer, todos los pollitos  son tirados sobre una cinta transportadora y una serie de personas les miran los genitales para determinar si son machos o hembras.

Durante el proceso de sexado los bebés recién nacidos no sienten el calor de una madre sino que sienten golpes, giros y manipulación por todos sitios sufriendo fracturas óseas debido a los golpes y un enorme miedo y estrés.

Las hembras son condenadas a la explotación por sus huevos, los machos, a la muerte directa pero agónica.

Los pollitos macho son tirados a una trituradora con cuchillas estando totalmente vivos y conscientes. A veces la máquina no logra asesinarlos y quedan con la cabeza separada del cuerpo o amputados y agonizando, nadie les ayudará.

 

 

En otras granjas abaratan costes y los tiran en bolsas de basura para que mueran en masa por asfixia, sólo en Estados Unidos se asesinan 210 millones de pollitos al año.

Otra manera de asesinarles, que recuerda al holocausto nazi como todo lo demás, es meterles en cámaras de gas.

Sus cuerpos sin vida se usan para abono, fertilizante y comida de animales.

 

Los pollitos son asesinados vivos en la industria del huevo
Los pollitos machos son triturados vivos, asfixiados o gaseados

 

Los pocos pollitos macho que vivirán servirán para aparearse con las hembras ‘ponedoras’ y también sufrirán amputación parcial de su pico y, cuando no sirvan para aparearse, serán asesinados.

Esta es la cruda realidad que esconde la industria del huevo. Si eres vegetariano, plantéate dar el paso al veganismo y dejar de financiar esta explotación a las gallinas. Si eres omnívoro, abre los ojos y no participes de la agonía, el maltrato y el asesinato de millones de animales por un huevo que tu cuerpo no necesita.

Comparte este post para crear conciencia sobre la explotación animal de la industria del huevo. ⭐️⭐️⭐️⭐️⭐️

 

 

Imágenes vía Freefromharm.org, Mercy For Animals y Pinterest

1 pensamiento sobre “Industria del huevo: Explotación y crueldad animal”

  1. Lo mas triste de todo eso que hacen dinero con ello. ¿Quien dirá basta de tanta producción en masa?. Un saludo de esperanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad: Responsable: Anna Kubrick (Anna Sánchez) Finalidad principal: Envío de mis artículos del blog. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo autorización expresa u obligación legal. Hosting de Webempresa. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, portabilidad de los datos, limitación u oposición a su tratamiento, transparencia y derecho a no ser objeto de decisiones automatizadas. Puedes escribir a hola@annakubrickcontent.com  Info adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre nuestra Política de Privacidad y Aviso Legal. *