El dolor de los demás te desgasta por empatía
FEMINISMO, VEGANISMO ANTIESPECISTA

Desgaste por Empatía: Cuando te Invade el Dolor Ajeno

Como humanos tenemos una participación afectiva en la realidad que afecta a las personas y animales que nos rodean. La empatía puede conllevar un desgaste que convierte el dolor ajeno en personal y quizás tú lo estás sufriendo.

El dolor de los demás te desgasta por empatía
Desgaste por empatía: cuando te duele el dolor ajeno

 

No vivimos en un mundo fácil ni justo y, cuanto mayor es el nivel de concienciación frente a las problemáticas, mayor es el dolor que estas crean en ti. 

Me pongo de ejemplo, soy una mujer vegana y feminista interseccional. La opresión ajena me causa dolor, traumas y muchísimos llantos. Ya estoy perfectamente concienciada y claramente posicionada contra la explotación animal y humana, contra el machismo, el racismo y la discriminación sea por tendencia sexual, por lugar de nacimiento etc.

¿Qué sucede? Que abro las redes sociales o consulto cualquier medio de comunicación y sólo veo dolor, abandono, explotación y opresión. Una parte de mí necesita difundir estas injusticias no tanto para reafirmar mis valores, que ya están muy asentados, sino para extender esa conciencia ética y política a aquellos que me rodean.

Pero, ¿qué pasa durante este proceso? Que ya he leído esa noticia, que ya he visto ese vídeo o ya me han contado esa desgracia. En mis espacios seguros, donde comparto o encuentro esa información, es donde más sufro también. Por lo tanto, mi empatía hace que dejen de ser espacios seguros para mí aunque lo sean, inclusive, para otros.

 

Cuando eres muy empático te desgastas, es un verdadero sufrimiento
La empatía depende del nivel de concienciación de la problemática.

 

El desgaste por empatía es la cara más amarga del sentimiento empático, cuando “te pones tanto en el lugar del otro” que acabas convirtiéndote en el otro en tu mente. Es decir, que sufres como él pero sin vivir lo que él vive. Es un verdadero horror.

 

Te gustará: Lucha Interseccional: Feminismo y veganismo unidos

 

El otro día comentaba en redes con mi admirada compañera Melinda Decker mediante una poesía que publicó, que no podemos sentir el dolor real de todos esos animales asesinados. Jamás podremos saber -y contarlo- qué se siente al morir asesinado por capricho de otros. Sin embargo, aunque el nivel de dolor nunca será comparable al de la víctima real de la situación, el desgaste por empatía provoca un dolor parecido a sentirlo en tus propias carnes. El dolor te lo provoca esa idea, ese pensamiento, ese acto del cual no eres partícipe pero que te daña profundamente.

 

No hay espacio seguro si hay desgaste empático
Los espacios seguros dejan de serlo cuando te crean desgaste por empatía

 

El síndrome de desgaste por empatía también llamado fatiga por compasión ha sido propuesto por Charles Figley, psicólogo especializado en psicotraumatología. Según este experto, el residuo emocional que nos dejan las situaciones dolorosas y traumáticas de otro nos quema a nosotros y suele ocurrirnos de distintas formas.

Memoria – La experiencia que nos daña o trauma nos persigue y la recordamos reviviéndola constantemente a nivel anímico.

Aislamiento – Para evitar revivir el trauma nos aislamos de personas, lugares físicos o no (pueden ser las redes sociales). Nos sentimos saturados emocionalmente, frustrados, irritados, dolidos.

Hiper Empatía – La culpabilidad, la ansiedad, la vergüenza y la fatiga emocional nos afectan en forma de ataques de pánico, nos hacen reaccionar de un modo ‘desmesurado’ ante ciertos estímulos, no nos dejan dormir etc.

 

La fatiga por compasión aflora sin que te lo esperes
El desgaste por empatía puede manifestarse repentinamente

Desgaste por Empatía: De la gota, al vaso lleno

El desgaste por empatía no tiene porqué ser acumulativo, es decir, puede manifestarse también repentinamente. Dolor tras dolor, trauma tras trauma, un día vas a levantarte de la cama y ya no tienes ni fuerza para empezar tu día.

Por otro lado, puede parecer que todo te va genial y un día, de pronto, ¡boom! Te aflora todo el dolor emocional contenido que has ido absorbiendo de los demás y te hundes de un modo precipitado y peligroso.

 

Te gustará leer: ‘Despecismo’, no me identifico con mi especie

 

Contra el Desgaste Por Empatía: Autocuidado

El autocuidado es vital para protegernos y saber gestionar este desgaste antes de que se produzca o una vez ya hemos caído en él.  Todas las personas, pero sobre todo las PAS (Personas Altamente Sensibles) debemos establecer el límite de nuestra empatía sin que eso nos produzca ningún tipo de sentimiento de culpa o contradicción.

 

Para ello tenemos que aprender a:

  • Saber escuchar y a ayudar sin comprometer nuestra salud emocional
  • Decir que no si no estamos preparadas para soportar más carga
  • Gestionar las emociones y transformarlas de forma constructiva y/o positiva
  • Entender que sí hacemos suficiente y que, en ocasiones, no podemos arreglarlo todo
  • Poder convivir con la falta de control total sobre lo que sucede a los demás
  • Fortalecernos mental y anímicamente para poder ser objetivos ante un trauma ajeno y responder con mayor lucidez y menor implicación emotiva nociva
  • Diferenciar la toxicidad de los problemas reales y apartar de nuestra vida a las personas tóxicas
  • Si tendemos a ser ‘cuidadoras’ tenemos también que dejarnos cuidar
  • Darnos el margen que necesitamos para procesar y responder ante las emociones ajenas y propias
  • Escuchar a los demás sí, pero también a nosotras mismas y a nuestras necesidades
  • Acudir a terapia y pedir ayuda cuando sea necesario
  • Practicar técnicas de meditación o relajación que nos sanen por dentro y por fuera
  • Poner límites al trabajo y potenciar el tiempo de ocio
  • Potenciar nuestra ‘vida social’ con amigos verdaderos y núcleo familiar

 

Cultiva con mucho mimo tu inteligencia emocional, será tu escudo

 

La fatiga por compasión se vence cuidándonos
El autocuidado es básico para superar el desgaste por empatía

Empatizar Adecuadamente

La empatía es un sentimiento maravilloso e innato. No debemos intentar bloquearla ni ‘dejar de sentir’ ante las problemáticas ajenas que la vida nos plantea. Aprendiendo a gestionar la empatía desde el punto de vista emocional y psicológico (si es necesario, acudiendo a terapia) nos ayudará a ser fieles a nosotros mismos pero sin cargarnos de sufrimiento y dolor ajeno.

No debemos engullir las emociones de nuestro alrededor y es imperativo comprender que no podemos cambiar cada cosa que nos rodea. En mi caso, la empatía por desgaste me viene del constante maltrato, abandono y explotación que el humano ejerce contra el resto de animales.

Sin embargo, en vez de llorar, maldecir y sufrir constantemente con casos que escapan a mi alcance o a mis soluciones debo cuidarme y comprender que, con mi posición de vegana, activista antiespecista y rescatista animal ya estoy atacando a la problemática de manera directa y desde mis posibilidades.

 

Ayuda empatizar con límites sin desgaste
Empatizar sanamente y poniendo límites nos ayudará

 

No se trata de acomodarse y pensar que ya no puedes hacer más, se trata de reconocer lo que ya haces y no sobrepasar tus límites emocionales porqué, desde una posición de dolor y daño psicológico y emocional, no podrás ayudar a nadie y te destruirás a ti misma.

De nada sirve sentir culpa o ansiedad por un trauma de otra persona, por un problema que no puedes solucionar activamente. La única opción posible es escuchar y comprender al que lo padece sin ponerte emocionalmente al completo en su lugar. Es decir, limitando tu empatía a un nivel de sentir y aportar constructivamente, sin absorber y hacer tuyo el dolor.

 

La Justificación Por Empatía

Otro punto destacable y alarmante es la justificación de conductas negativas, destructivas e incluso delictivas por empatía desmedida.

Un claro ejemplo lo encontramos en muchas mujeres que, anuladas por sus maltratadores y opresores, les justifican porqué empatizan demasiado y erróneamente con ellos. Esta hiper empatía que es ya una ceguera, llega a ser un trastorno de la personalidad que las mantiene esclavas de sus emociones y sufriendo por ellas pero, sobre todo, por su agresor. 

 

salud mental y sin desgaste por empatía
El respeto por nuestra salud mental y anímica es la base de una empatía sana.

 

La vergüenza, la culpa y el dolor se unen para “comprender” los golpes, los abusos y las humillaciones que esos maltratadores ejercen sobre ellas, llegando a ser la empatía sinónimo de incapacidad para reconocer a su verdugo. Te recomiendo el libro de Sandra L. Brown “Las mujeres que aman a psicópatas”.

En definitiva, la empatía es una virtud si tenemos la capacidad y la inteligencia emocional para filtrar los traumas ajenos como lo que son, problemas de otros. Podemos y debemos aconsejar, escuchar, apoyar y ayudar en la medida de lo posible pero sin pasar la línea del dolor propio. El respeto por nuestra salud mental y anímica es la base de una empatía sana. Si caemos en el desgaste por empatía no seremos de utilidad a nuestros seres queridos, ideologías ni valor porqué estaremos destruidos por dentro y seremos incapaces de ser objetivos y efectivos. 

Y a ti, ¿te supera el dolor ajeno? ¿Alguna vez te has sentido al borde de la ansiedad por problemas y traumas que te rodean y sobre los cuales tú no tienes control? 

 

Imágenes vía Dinasaurus.art, Anna Parini, Mimi_N y Pinterest

Desgaste por Empatía: Cuando te Invade el Dolor Ajeno
5 (100%) 27 vote[s]

6 comentarios sobre “Desgaste por Empatía: Cuando te Invade el Dolor Ajeno”

  1. Hola Anna. Después de leer tu post, que me ha parecido muy interesante, me entiendo un poco más. Me siento muy identificada con el sentimiento y el estado de ánimo que explicas, por eso digo que ahora me entiendo un poquito mejor. Un abrazo con todo mi cariño.

    1. Estimada Merçè, me alegro MUCHO de haber puesto un granito de arena para tu auto conocimiento.
      Es muy importante poder poner nombre a los sentimientos e identificar lo que nos daña para poder cuidarnos y gestionar ese desgaste cuando nos intente hundir así que me encanta tu mensaje, mil gracias y un enorme abrazo <3

  2. No se si me va a dar tiempo a cambiar mi actitud, voy para 65 años y ahora me doy cuenta de que he sido así toda mi vida, pero lo voy a intentar, pues no tolero las injusticias y todo lo negativo me duele como si me lo hiciesen a mi. Un abrazo y muchas gracias.

    1. Con mucho mimo y auto cuidado Mercè podrás poco a poco gestionarlo. La empatía siempre va a estar, por suerte. Es decir, seguiremos luchando por la justicia y nos dolerán las situaciones de dolor ajeno; sin embargo tenemos que ser capaces – con mucho auto trabajo y paciencia- de darnos cuenta del momento en que esa empatía ‘cruza la línea’ y nos hace demasiado daño. Es en ese instante dónde tenemos que tomar distancia y curarnos las heridas <3

  3. Es la, primera vez que escucho este concepto y me identifico completamente. Sufro demasiado y hasta llego a sentir que no puedo ser feliz ni desear cosas cuando hay personas que sufren tanto (llámese amigos o hasta totalmente desconocidos) es muy desgastante!!! Gracias pues creí que esto me pasaba sólo a mi…. Seguiré trabajando en mis emociones…

    1. Querida Angélica, te comprendo bien <3 Me encanta que hayas llegado a este post sobre el desespecismo para que no te sientas, al menos, sola en este sentido. Sé que es doloroso sentirte tan poco identificada con el mundo que te rodea y además, en ocasiones, genera culpa o sufrimiento pero, a la vez, personas tan emotivas y sensibles como nosotros, hacemos de este planeta un lugar mejor, al margen de la especie humana. Aquí me tendrás siempre, fuerza amiga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad: Responsable: Anna Kubrick (Anna Sánchez) Finalidad principal: Envío de mis artículos del blog. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo autorización expresa u obligación legal. Hosting de Webempresa. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, portabilidad de los datos, limitación u oposición a su tratamiento, transparencia y derecho a no ser objeto de decisiones automatizadas. Puedes escribir a hola@annakubrickcontent.com  Info adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre nuestra Política de Privacidad y Aviso Legal. *